Cancionero de las izquierdas en la Guerra Civil (1936 – 1939)

El cancionero de las izquierdas durante la guerra civil es muy variado y tiene principalmente elementos ideológicos y militares propios de la terrible situación entre 1936 y 1939, periodo considerado por algunos historiadores el preludio de la Segunda Guerra Mundial.

En el bando republicano, haciendo frente a la sublevación fascista y conservadora del ejército, se va paulatinamente radicalizando el mensaje revolucionario en un ambiente de plena confrontación entre españoles y un auge del movimiento obrero internacional. El cancionero es parte imprescindible de toda la historia cultural de la guerra civil y del pueblo español, siendo la canción, en este caso del bando perdedor, un elemento de resistencia que no solo operó durante la guerra sino durante el franquismo, el fenómeno maquis, el final de la dictadura y a partir del régimen democrático del 78.

Dentro de las izquierdas, en pleno conflicto bélico, podemos encontrar al Ejército Popular, las Brigadas Internacionales, las milicias populares y los nacionalismos vasco y catalán, siendo en cualquier caso de mayor peso por organización el Euzko Gudarostea (Ejército Vasco), haciendo, junto a los anarquistas, un bando muy heterogéneo que hacía frente al golpe de estado fallido de Emilio Mola, José Sanjurjo, Gonzalo Queipo de Llano o Francisco Franco que desencadenó una guerra civil. A pesar de haber cientos de canciones con diferentes variaciones, si se pone la lupa de la historia en las más importantes, podemos comprobar cómo era el perfil general tanto de las letras como de las melodías.

El bando republicano fue apoyado por la Unión Soviética y uno de los grandes himnos de la época fue sin dudala Internacional, abanderada letra de la emancipación de la clase obrera, cuyo origen francés se remonta a 1871. La letra y esencia, en España, fue modelada tanto por anarquistas y socialistas como comunistas para adaptarla a sus idearios, hablando en cualquier caso de la unión del proletariado y el campesinado y llegando a ser el himno de todos los trabajadores del mundo en el Congreso Internacional de Copenhague, además del himno de la Segunda Internacional, la Tercera Internacional e incluso la Unión Soviética hasta 1944.

Lenin comentó sobre la canción que: “Sea cual fuere el país en que recale un obrero consciente, fuese cual fuere el lugar a que lo empuje el destino, sea cual fuere su sentimiento de ser un extranjero, privado de idioma y de amigos, lejos de su patria, puede encontrar camaradas y amigos gracias a la canción familiar de La Internacional.”

Dentro del Ejército Popular se cantaban todo tipo de canciones, ya que estaba organizado en las Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas (MAOC), las milicias de las Juventudes Socialistas Unificadas, el Quinto Regimiento (de filiación comunista) y los milicianos de origen anarquista y comunista, teniendo un papel importante las letras revolucionarias como Los campesinos(hablando del triunfo de la revolución a través de la guerra a los fascistas tildados de traidores),Puente de los franceses (siendo copla de la defensa de Madrid, que trataba sobre la resistencia miliciana ante el avance del fascismo en la capital), En la plaza de mi pueblo(poniendo de manifiesto la lucha de clases y las esperanzas de nuevas generaciones concienciadas) A las barricadas (himno de la Confederación Nacional del Trabajo) La Plaza de Tetuán (canción que tiene su origen en la guerra hispano-marroquí de 1859-1860. Alcanzando gran popularidad en el bando republicano durante la guerra civil por la participación de contingentes marroquíes en las tropas de Franco, donde se habla precisamente en la letra del 6 de febrero de 1860, que es cuando el general Leopoldo O’Donnell derrotó a las tropas del sultán de Marruecos y conquistó la ciudad. En 1862 la ciudad finalmente fue devuelta a Marruecos) además del Himno de Riego, a pesar de tener este último un origen de la sublevación liberal en Las Cabezas de San Juan (Sevilla) del teniente coronel Rafael del Riego contra Fernando VII en 1820, cuyo texto es del duque, militar e historiador Evaristo San Miguel; aun no llegando a ser nunca el himno de la República Española, sin embargo sí que se reconoció de manera no oficial. En su historia podemos encontrar que llegó a ser Durante el Trienio Liberal (1820-1823) el himno nombrado como oficial de la monarquía constitucional española según el decreto firmado por el rey, prohibido durante la Década Ominosa de Fernando VII, restituido por Isabel II hasta que en 1846, con motivo del enlace real de la misma, se volvió a emplear la Marcha de Granaderos con el nombre de Marcha Real. Azaña intentó convertir después el Himno de Riego en el himno de España oficial sin conseguirlo.

Por otra parte el Partido Comunista de España (fundado en 1921) tuvo un gran peso dentro de la guerra civil combatiendo al fascismo y tiene referencias expresas a su organización como la canción del Quinto Regimiento, el cuerpo militar creado por iniciativa del PCE y las Juventudes Socialistas Unificadas. Las referencias bélicas y de victorias están continuamente presentes. Así como también en la conocida canción Ay Carmela!, donde se habla de la batalla del Ebro dirigida en el bando republicano por el comandante Juan Guilloto León, conocido como Juan Modesto (miembro del PCE). Frases como “pero nada pueden bombas donde sobra corazón” hacen hincapié en versos sentimentales en una batalla que se libra no solo con las armas sino con la propaganda y apelando a una lucha casi romántica. También la canción Si me quieres escribir tendrá su lugar en el Ebro enmarcándose ya no solo en el PCE, sino en las brigadas mixtas del ejército popular que querían sustituir las antiguas columnas compuestas por cuatro batallones en el periodo de reorganización del ejército.

Por supuesto muchas letras se adaptaron a diferentes frentes y tienen múltiples versiones donde por ejemplo, en la misma canción de Ay Carmela! se habla de la Quinta Brigada en distinta versión, que por error se considera Quinta en vez de Décimo Quinta, una brigada internacional de voluntarios socialistas irlandeses, la Columna Connolly, donde en sus letras se aprecia el enemigo que combaten englobándolos textualmente en “moros, mercenarios y fascistas”.

Las brigadas internacionales, cuerpos de voluntarios dispuestos a salvar a la democracia de la II República Española tienen su propio cancionero que reflejaban acontecimientos bélicos como laCanción del Jarama,en alusión a la batalla del Jarama en febrero de 1937. Así como la canción italianaBandiera Rossa (Bandera Roja), que habla de la victoria de una revolución bajo una bandera roja, socialista o comunista. La historia cultural de la guerra civil en su cancionero llegó a traspasar fronteras teniendo gran importancia en movimientos revolucionarios internacionales tanto en Europa como en Latinoamérica, especialmente entre numerosas revoluciones sociales y grupos de guerrilleros.

Los nacionalismos vasco y catalán también tuvieron su hueco en la escena de la composición con canciones que cantaban las tropas que hacían frente al fascismo como el famoso Eusko gudariak(guerreros vascos) escrita en 1932 por José María de Gárate, entonces presidente del Partido Nacionalista Vasco, basándose en la melodía de “Atzo Bilbon nengoen” (Ayer estaba en Bilbao), una canción tradicional alavesa. La letra tuvo modificaciones durante el periodo de conflicto de la guerra civil por Alejandro Lizaso Eizmendi que le añade la estrofa final para darle un componente más combativo propio de los tiempos que corrían: Vienen los fascistas a entrar a Euskadi. ¡Vamos todos los guerreros a cuidar de nuestra patria!

Y también Els Segadors (Los segadores) que es el himno oficial de Cataluña. La letra es del poeta Emili Guanyvents y data de 1899, aunque se basa realmente en un romance popular del siglo XVII que había sido recogido unos años antes por el filólogo Manuel Milà i Fontanals en su Romancerillo catalán (1882). La música es de Francesc Alió, que la compuso en 1892 adaptando la melodía de una canción ya existente. Se puede observar en el trasfondo del himno una antigua canción nacida de la sublevación de Cataluña de 1640 o guerra de los catalanes contra el rey Felipe IV, en la cual los campesinos protagonizaron episodios de revueltas, utilizados por el nacionalismo para crear una identidad nacional y rebelde frente al estado español/castellano. De este episodio se conservó la melodía que a finales del siglo XIX se empezaría a convertir en el símbolo de la identidad catalana.

El cancionero de las izquierdas en España ha sido motivo de numerosas recopilaciones y análisis históricos para comprender la historia cultural que formaba parte del pueblo, del día a día de las trincheras, de la propaganda, del sentir la guerra y de su formación como elementos de resistencia. Siempre aglutinadas en torno a la idea de un pueblo revolucionario. Hasta hoy en día decenas de bandas españolas han querido recuperar o versionar estas canciones como forma reivindicativa de no olvidar la memoria y de mostrar respeto por los que lucharon contra el bando franquista. Enlazando de esta forma, a través de la música, un pasado muy ligado al presente.

@hectorbraojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s