Sergio Ramírez. Aguas revueltas: ficción y realidad

El pasado 3 de marzo, la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) tuvo un invitado de la más alta distinción, el papel de reflexión, de pasión por escribir y de una experiencia revolucionaria en primera persona formaban parte de los ingredientes necesarios para una cita ineludible que refuerza esos puentes tan abarrotados que conectan América Latina con España.

El salón de actos de la UAM, lleno absolutamente, esperaba la entrevista y coloquio de Sergio Ramírez Mercado en un momento donde la política española observa cada vez con más interés las experiencias políticas latinoamericanas en un momento de una dura crisis estructural del capitalismo occidental.

Sergio Ramírez nace en Masatepe, Nicaragua, en 1942, siendo un escritor de gran importancia, tras su exilio en Costa Rica y Berlín deja la escritura para incorporarse en la revolución sandinista que derroca por las armas definitivamente en 1979 la dictadura de Anastasio Somoza Debayle, llegando a ocupar el puesto de Vicepresidente del gobierno. La caída de la dinastía Somoza llevó a un nuevo período revolucionario abanderado por el  Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), un desafío para la era Reagan, siendo la intervención extranjera imperialista de los EEUU un continuo reto para llevar adelante el proyecto de país del FSLN con la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, alcanzándose, a pesar del bloqueo económico,  los paramilitares contrarevolucionarios financiados por EEUU y la situación de pobreza y miseria que solo una guerra es capaz de crear, ciertos triunfos para las políticas sandinistas como la nacionalización de sectores estratégicos de la economía como la banca, enmarcado en una economía mixta, una reforma agraria de reparto de tierras, políticas sociales de alfabetización masiva, sanidad pública, apoyo estatal a la educación superior y extensión de los sindicatos al mundo rural, siendo además un país no alienado ni con el bloque comunista ni con el capitalista en plena guerra fría.

La experiencia revolucionaria, a pesar de los grandes avances sociales inimaginables bajo el régimen de Somoza, tiene varias críticas por parte de Sergio Ramírez, y en la UAM llegaba a cuestionar cómo compañeros suyos habían visto en la revolución un negocio en vez de una oportunidad para cambiar entera Nicaragua. Llegando a tener mansiones muy por encima de la clase trabajadora normal nicaragüense, reconociendo una derrota ética de la revolución en ciertos compañeros revolucionarios que con los años poco a poco se fueron acomodando entre lujos, convirtiéndose quizás en lo que en un momento dado habían luchado.

La experiencia humana de Sergio Ramírez pone de relieve toda la historia cultural que trae consigo una revolución: la memoria, la reflexión y la literatura como la esencia de un recuerdo que todavía es cercano en el tiempo.

La escritura trabajada de Sergio Ramírez ha sido recompensada dentro y fuera de las fronteras de Nicaragua con un reconocimiento internacional. Su reencuentro con la literatura se ha granjeado premios como los de Dashiell Hammett, Laure Bataillon a la mejor novela extranjera, Premio Latinoamericano José María Arguedas, Bleu Metropole, Carlos Fuentes a la Creación Literaria o el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso.

Tras una breve presentación de Álvaro Soto (UAM), con una tranquila forma de explicarse, Sergio Ramírez, comenzó a responder a las preguntas de Selena Millares (UAM), charlando de varios temas con la comunidad universitaria.

Sergio Ramírez supo trasmitir el impulso que tenia de escribir ya desde la adolescencia, una actividad interrumpida por los acontecimientos políticos y la revolución que agitaba el panorama nacional. Se enrola en el Grupo de los Doce para cambiar el país y combatir la pobreza y la marginalidad en un ambiente donde el FSLN estaba influenciado e inspirado por la revolución cubana y argelina, además de las demandas de cambio social.

A día de hoy califica de “tragedia” que hubiera dirigentes revolucionarios que no pudieron volver a trabajos porque nunca participaron en otras profesiones que no estuvieran vinculadas con el cambio en Nicaragua.

Sergio Ramírez echa la vista atrás con cierta melancolía y reconoce que “la revolución es un asunto de jóvenes” y recuerda su propia juventud y escritos como el de Balcanes y Volcanes, un ensayo de Centroamérica donde apunta a un sistema balcanizado por los pequeños países donde la guerra siempre ha estado presente y porque en ese mismo territorio, a veces, se producen erupciones volcánicas relacionadas con la revolución como en Salvador, Guatemala o Nicaragua.

Conversando sobre la literatura señala una gran importancia en Latinoamérica con grandes autores, pero en un medio donde no hay grandes vínculos entre sí, viendo Latinoamérica como vasos incomunicados.

Las letras y la literatura de Sergio Ramírez, como él mismo señala, es como una piedra que cae en el agua haciendo hondas, siendo la primera de ellas Nicaragua, la segunda Centroamérica, la tercera el caribe“siento que pertenezco a una cultura caribeña”confirma, la cuarta sería América Latina y la quinta honda la Mancha, siendo la lengua castellana ese vehículo que enlaza diferentes pueblos a un lado y otro del océano Atlántico.

En cuanto al futuro cercano de Nicaragua, Sergio Ramírez sostiene muchas críticas como a la falta de separación de poderes o derechos negados, cuando acaba la revolución no puede caminar la institucionalidad con una identidad propia. La falta de esta institucionalidad y el ambiente rural es para él un caldo de cultivo donde puede surgir un caudillo, predicando un pensamiento único, un modelo que según Sergio Ramírez sigue operando en Nicaragua.

Sin embargo, a pesar de todo el espíritu crítico que mantiene, se pregunta a sí mismo “¿La generación actual tiene utopía? No se puede vivir sin utopía” “La utopía es lo que no es posible hoy pero podrá serlo mañana”. Su visión democrática y social choca con una realidad latinoamericana que supera a la ficción de cualquier novela. Viviendo una tensión continua entre la imaginación del escritor y lo que ocurre en la calle, donde la pobreza sigue asaltando a América Latina sin miramiento ninguno.

Para Sergio Ramírez la literatura es “una larga travesía hacia un puerto incierto” y no nace de la nada, sino que asume sus inspiraciones desde ya muy pequeño cuando tuvo un contacto directo con el cine y la proyección de films, estuvo tiempo trabajando sin cobrar en un negocio familiar donde se exponían viejas películas mexicanas, además, la influencia de los cómics o las radionovelas le motivaron a continuar escribiendo.

Por otra parte, un tema de actualidad como la construcción de un canal en Nicaragua es también abordado por el autor, siendo un tema escéptico para él, ya que lo considera una mentira, pone en duda la obtención de recursos y no le gusta la idea de perder el gran lago nicaragüense que se perdería en dicha construcción, terminando con la flora y fauna del ecosistema; considera que el canal genera esperanzas ya que históricamente Nicaragua vive atraída por la idea de que el canal generará riquezas que se compartirán entre la población, un tema espinoso que no acaba de verlo hecho realidad.

Continuando sus peregrinajes por la escritura, para Sergio Ramírez la importancia que tiene toda la aureola de la dictadura de Somoza no es el propio dictador, sobre el que se ha escrito innumerables ríos de tinta, sino el influjo de la dictadura sobre la población civil y el día a día, ya que por otro lado, el dictador ha sido una figura muy historiada.

El libro con el que más ha disfrutado es el de Un baile de máscaras (Alfaguara México, 1995), por su carácter autobiográfico, recordando que en su casa no se hablaba de religión, en un ambiente liberal.

A pesar de ello ahora está volcado con su nueva novela terminada, “Sara”, una novela donde, sin adelantar muchas cosas, ya anticipa que es motivada por sus impulsos de leer el Antiguo Testamento, por su interés de la condición del ser humano, siendo este nuevo libro un cúmulo de promesas rotas, inspirado en la historia de Abraham, sobre una pareja y una tercera persona (como Dios en la Biblia) que interviene en la relación, donde Sara tendrá que salvar su vida por su ingenio.

Tras las preguntas de Selena Millares, se abrió un turno de preguntas donde se pudieron crear algunos debates interesantes entre los estudiantes universitarios y Sergio Ramírez, donde de nuevo, y tras varias preguntas relacionadas con la revolución, el autor pronunció repetidamente su espíritu crítico a pesar de reconocer logros revolucionarios, destacando cómo los hijos deben ser siempre críticos con sus padres para mejorar siempre las realidades y transformarlas para mejor. No obstante, reconoce que la esencia machista de Nicaragua no pudo solventarse con la revolución, siendo todavía un problema cotidiano donde las mujeres suelen estar infravaloradas, cobrando menos sueldos que los hombres, en menos cargos de responsabilidad y con asesinatos machistas enturbiando aún más todas estas carencias revolucionarias.

El político y escritor pudo dar a conocer sus impresiones sobre la actualidad, el pasado y el futuro pasando por temas históricos como la revolución, culturales como la literatura o filosóficos como la reflexión, ganándose desde el primer momento a un público que ya de por sí parecía entregado a escuchar la experiencia de un hombre de estado de la revolución sandinista, en un tiempo donde precisamente se mira con más respeto y ganas de aprender de América Latina para buscar soluciones a la crisis económica.

Sergio Ramírez, con una visión crítica y autocrítica de Nicaragua aún sigue confiando en conquistar mediante la democracia un sistema de reparto de la riqueza y prosperidad nicaragüense porque “lo que no es posible hoy podrá serlo mañana”.

@hectorbraojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s