La Formación del Estado

Para hablar de cuando surge una racionalización del espacio a través de la organización de las sociedades creando, lo que se puede llamar un estado (es decir, una serie de individuos con intereses comunes y estructurados formalmente para una convivencia) tenemos que remontarnos al período denominado por los historiadores de la Historia Antigua.

Antes de los años 5000-4500 a.C. en el periodo de Eridú no hay constancia de asentamientos humanos de forma prolongada y menos aún como entendemos actualmente el término ciudad-estado. Sin embargo, en esta época de plenitud del neolítico podemos hallar en la zona de Mesopotamia pequeñas obras de canalización y drenajes hidráulicos.

En el periodo de Eridú sin embargo se ha llegado a encontrar un tipo de cabaña que es notablemente más grande que las demás, lo que origina a pensar en un edificio público, en el cual se han encontrado pequeños objetos, probablemente dedicados a un culto religioso, lo que implica la primera distinción entre lo común y lo poderoso. Lo poderoso, la religión, tiene una cabaña más grande, lo común, lo que no es religioso tiene una cabaña más pequeña  porque no importa tanto. Aquí ya encontramos una primera distinción muy importante en la sociedad, lo que posteriormente acompañaría a lo largo de milenios a cualquier tipo de estado: la religión.

Entre el 4500-3500 a.C. en el periodo Obeid podemos empezar a hablar de aldeas pero en ningún caso de ciudad. Las casas pasan a hacerse de barro y cañas a adobe y techo de paja. Distribuyendo las casas en varias partes con compartimentos, o lo que hoy podríamos llamar habitaciones con distintos fines. Hay que tener en cuenta la zona pantanosa y el medio hostil en el que viven estas primeras sociedades un poco más evolucionadas y conscientes de que agrupándose van a obtener más beneficios que la disgregación social, ejerciendo a la religión como un motor común entre cada individuo para relacionarse entre si y organizarse entorno a ella.

Se encuentran obras hidráulicas con una tecnología más moderna y perfeccionada que permitía una mejor y eficaz construcción de las estructuras.

A partir del 4000-3500 (Obeid Tardío) se pueden apreciar la primeras construcciones de los templos mesopotámicos como han pasado a la historia divididos por tres naves y tras años, superponiéndose unos a otros, creando los zigurats o ziqurratu conocidos por sus formas escalonadas. La famosa Torre de Babel, según apuntan varios expertos fue uno de estos zigurats, después, las habladurías, engrandecerían los rumores sobre su elevadísima altura, aunque hay que tener en cuenta que son los primeros edificios que sobresalen de forma notable sobre el resto de casas lo que se entiende como toda una novedad.

Se produce a una jerarquización de la sociedad condicionado por las especializaciones laborales (comercio, cerámica, culto, pastoreo, etc…) situando al trabajo de la religión como el único al que se disponía el edificio mas grande de cualquier ciudad, lo que apunta a una superioridad en la sociedad y aun dominio sobre esta como primeros esbozos de un gobierno primitivo.

Sin embargo, aunque vemos bastantes proyectos de lo que podría ser un estado organizado, no será hasta entre el 3500-2950 a.C. en el periodo Uruk cuando emerjan las ciudades y la necesidad de una organización territorial por el incremento de población haga posible de las ciudades estado.

La economía para sustentar esta organización territorios se basa en la economía redistributiva donde el campesino tiene que pagar por su comida y la siembra, pero a su vez pagará un tributo a las clases dirigentes que estas invertirán en su propia manutención, en una inversión en comercio, en el pago a funcionarios que dependían para cobrar directamente del estado y a cambio, estas clases superiores daban un seguridad a la población y una ideología que por supuesto estaba acompañada de la religión como un pilar fundamental llegando a hablar de reyes-sacerdote y la sociedad jerarquizada como un sistema modélico.

En el periodo Uruk nace la escritura y una gran explotación demográfica del terreno. Estas ciudades son centros neurológicos con una gran área de influencia a lo largo de un territorio determinado con otras ciudades-estado. Contienen varios edificios públicos como los templos o los palacios y en ambos se ejercen tareas de producción y comercio revitalizando la actividad económica desde el centro del poder en estos momentos, las urbes.

Las ciudades se amurallan indicando que lo que se contiene dentro es rico y poderoso y se identifican con un símbolo de prestigio y de defensa.

Surgen así las ciudades-estado que son aldeas grandes que controlan a otras aldeas más pequeñas, que a su vez pueden controlas otras aún menos grandes que las controladas.

Esto no significa que exista una territorialidad política, porque esto surgirá varios años después en el 1800 a.C. con la construcción de las murallas de Hammurabi.

Las ciudades-estado de Mesopotamia indican la cantidad de milenios que lleva existiendo el concepto que entendemos de estado llegando hasta nuestros días como una organización muchísimo más compleja pero que sin embargo tuvo la chispa de su llama en los albores de los años 3500-2950 a.C. desarrollando tras de sí un concepto internacional que está completamente globalizado como la organización y racionalización de un territorio, sus recursos y su sociedad en forma de estado.

@hectorbraojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s